martes, 21 de julio de 2009

San Cristóbal, año 2025

Claro que hubo otra guerra en el mundo, por supuesto que los muertos se multiplicaban mientras crecían y crecían las aguas e iban lentamente, al ritmo del universo, haciendo mayores las costas del mundo. Ahora hace más calor, y ya no hay nieve en las montañas, mucho menos las cercanas a acá. Pero la montaña nos ha salvado de esas crecientes aguas. La ciudad tiene ahora un millón y medio de habitantes, los cerros fueron poblados por urbanizaciones y barriadas, las avenidas ampliadas. Hacia el centro, hacia la Catedral, no hay paso de vehículos; decidieron convertir el viaducto en un museo de los suicidas; las grandes avenidas ahora más grandes todavía, varios edificios fueron derribados. El nuevo estadio de Pueblo Nuevo alberga 90 mil almas en un lleno (el Deportivo Táchira tiene en su haber ya varias Copas nacionales e internacionales, empezando por la Libertadores, que en la década del 2010 al 2020 se dedicó a ganar continuamente, aunque ya hay una baja desde hace cinco años), el de béisbol profesional 50 mil (fundado el equipo en el año 2012, ganando la Liga Profesional ese mismo año en contra de los Leones del Caracas, a quienes les propinó una sonora paliza). Alguien tuvo piedad de la ciudad y se creó hace unos siete años un enorme Centro Cultural,con una arquitectura semejante a la Galleria en Milano, así como una gran Sala de Conciertos, sede de la Filarmónica de la ciudad. Hay dos grandes Galerías de Arte, puente entre lo que se hace en Caracas y lo que se hace en Bogotá. Tanto la ULA como la Católica abrieron las carreras de Historia, Filosofía y Literatura (la ULA tiene los pregrados y dos postgrados en Literatura Venezolana y Latinoamericana; la Católica tiene las maestrías en Historia de las Américas y en Filología, además de Historia del Arte). A pesar de esto, en la ciudad prima siempre el negocio y San Cristóbal es hoy un gran centro médico de fama internacional, especialmente en el ámbito latinoamericano. La gente ha continuado prosperando: los negocios con Colombia aumentan significativamente luego de que la guerrilla entregó las armas hace diez años, los cultivos de coca arrasados y la marihuana legalizada. La carreteras viejas fueron hechas de nuevo y ahora el tramo de Barinas a la ciudad es de apenas dos horas, así como la autopista hacia La Fría, Valera, Mérida y muchas ciudades y poblados. Del ya viejo Centro de Compras Baratta (inaugurado hace ya dieciseis años) hay dos en la ciudad, otro en Mérida, Valencia, Bucaramanga, Barquisimeto, Maracaibo, Puerto la Cruz y Margarita. De Houlihan´s, el gran local fundado en hace ya más de quince años,a pesar de los avatares que se presentaron en el camino al principio, hay aproximadamente la misma cantidad en el país, con sucursales en Cúcuta y Aruba. El Complejo Ferial fue ampliado y se convirtió oficialmente en el Bar más grande del mundo.Los clubes crecieron y se crearon otros, comenzando por un campo de Golf extraordinario. San Cristóbal abrió los ojos y es en estos momentos la ciudad con más vehículos con gas natural del país, y de energía solar en Suramérica. Los centros educativos de la localidad, junto con los de Mérida, superan con creces a los de la frontera con Colombia en cantidad y calidad desde hace algunos años. La ciudad es además el principal centro agropecuario del norte de Suramérica.
Yo llegué apenas hace unas semanas del extranjero siguiente huellas hasta aquí de nuevo. Hay que respetar las herencias, los legados del pasado.Debe ser maravilloso vivir aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada